in

El SUP denuncia defectos en los cinturones y la funda del arma tras el incidente en la Catedral de Granada

El pasado martes 28 de julio, un hombre fue neutralizado por un agente de la Policía Nacional a plena luz del día junto a la Catedral de Granada. El atacante acabó herido de bala después de apropiarse del arma de un agente y no dudando en apuntar hacia los funcionarios.

Los hechos ocurrieron sobre las 20:15 horas en la calle Cárcel Baja. Lo que parecía una intervención rutinaria acabó en un forcejeo donde unos de los agentes fue agredido por el atacante consiguiendo apropiarse de su arma reglamentaria.

Los policías consiguieron parapetarse detrás de un vehículo de mantenimiento dando órdenes a este sujeto de tirar el arma mientras éste no dudaba en encañonar a los agentes. Por tal motivo, fue neutralizado con gran profesionalidad y trasladado a centro hospitalario, pero…

¿Cómo un hombre pudo arrebatarle al arma a un policía?

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) pone en el centro de la diana dos elementos de dotación: el cinturón y la funda del arma entregados por el Ministerio del Interior a miles de agentes.

“La funda de arma de la que disponen algunos agentes lleva un sistema de corchete que acaba cediendo y que, en ocasiones, provoca que el arma termine por salirse. Esto suele ocurrir, por ejemplo, en persecuciones, en las que el movimiento hace que se suelte el mecanismo”, explicó al diario Granada Hoy el Sindicato Unificado de Policía (SUP), que desde hace años reivindica una mejor dotación para los agentes.

Haz clic para acceder a la noticia de Granada Hoy

En la actualidad, existen nuevas fundas con un mayor sistema de sujeción, “lo que hace que sea más complicado que el arma se suelte, pero hay muchos agentes que no disponen de este modelo, sino de anteriores que cuentan con estas deficiencias”, indicaron desde el SUP, si bien, no se trata del único problema de seguridad al que los agentes tienen que hacer frente. Y es que el cinturón es otro de los caballos de batalla del Cuerpo.

“Los cinturones de ahora vienen con más seguridad, pero hay muchos cuyo cinturón es más antiguo y se desabrocha simplemente con el hecho de ir sentado en un Z y salir de él”, explicaron desde el sindicato.

“Un cinturón que se cae de forma involuntaria y un arma sujeta por corchetes que acaban cediendo”

Estos son los factores determinantes que llegaron a comprometer la integridad física tanto de los policías actuantes como de los ciudadanos que pasaban por el lugar.

A estas graves deficiencias, el SUP añade la carencia de chaleco antibalas de dotación por parte de algunos agentes y que obliga a gastarse un promedio de 700 euros para garantizar autónomamente su seguridad.

El otro día, cuando el tiroteo, muchos agentes salieron corriendo hacia el lugar con su arma, porque todo policía tiene su arma, pero sin chaleco, porque no todos disponen de él“, indicaron desde el SUP. Y es que, según el sindicato, “se han tirado unos años que los agentes salían de Ávila con chalecos, pero ahora ni eso. Solo se les facilita a quienes se encuentran en unidades que salen a la calle, pero si cada agente tiene su arma reglamentaria, también debería tener su chaleco de dotación personal”.

¿Qué te parece?

SUP GALICIA PRACTICAS POLICIA

Nuevo desprecio de la DGP a la Jefatura Superior de Policía de Galicia

SUP CADIZ PATERAS INMIGRANTES POLICÍA NACIONAL

El SUP exige un protocolo de actuación ante la llegada de inmigrantes con coronavirus