in

¿Está preparada la Policía ante la amenaza del DAESH?

El Ministerio del Interior mantiene el nivel 4 de alerta antiterrorista establecida en la Comisión de Seguimiento del Pacto de Estado contra el terrorismo yihadista y la Mesa de Valoración de la Amenaza. Según se dispone, las FFCCSE deberán reforzar las fronteras e incrementar la seguridad en aeropuertos y zonas turísticas. Unas tareas que se aúnan actualmente con la vigentes en materia de prevención de la pandemia por Covid-19.

Para responder a la amenaza terrorista, y sin resultar alarmistas, es preciso abordar dos enfoques diferentes desde los cuales poder evaluar si la Policía española está preparada para dar respuesta a la amenaza a la que nos enfrentamos con el terrorismo del DAESH.

En lo que respecta a la preparación y experiencia profesional, y en comparación con nuestros homólogos europeos, la policía española cuenta con una verdadera ventaja en su trabajo de información. Así se demuestra viendo la cantidad de detenciones que se realizan, interviniendo antes que los terroristas consigan actuar o frustrando sus labores de captación, organización y financiación.

Además, los atentados del 11M hicieron que España avanzara mucho en sus protocolos de coordinación entre los servicios y cuerpos intervinientes en dispositivos ante incidentes a gran escala. La eficacia de las fuerzas de seguridad en materia de prevención se evidencia en las cifras alcanzando las 391 personas detenidas desde 2012 en 216 operaciones contra el terrorismo yihadista. Destacando la comunidad autónoma de Cataluña donde más operaciones (67) y detenidos (113) se registraron hasta ahora y Barcelona la provincia con más arrestados (83), seguida por Madrid (71).

A pesar de ello, desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP) se considera que es preciso mejorar más la coordinación entre cuerpos policiales, lo que solo se conseguirá revisando la L.O. 2/86 y buscando un nuevo modelo de Seguridad Pública, en el que existan menos cuerpos policiales o, al menos, no se solapen las mismas labores entre todos los existentes, lo que sin duda contribuiría a tener una policía todavía más eficaz y eficiente para beneficio de la sociedad y sus ciudadanos.

En cuanto a los medios que dispone la Policía, el SUP lleva años reclamando las carencias en medios humanos y materiales.

A día de hoy, todavía se arrastra el recorte drástico de las promociones de ingreso que implicaron años entrando menos de 180 policías anuales, una situación agravada por las jubilaciones de las antiguas promociones en las que entraban 4.000 efectivos. Es por ello, que a pesar de la recuperación en los últimos años, desde el SUP se continúa insistiendo en que hay una verdadera necesidad de personal policial en todas las dependencias y en cada uno de los servicios.

En cuando a los medios, la Policía Nacional tampoco es de los cuerpos más aventajados. Desde el SUP se lleva años abanderando la reivindicación de un chaleco para cada policía exigiendo a la Administración la adquisición de chalecos antibalas.

En junio de este mismo año, se ha conseguido el último y más reciente logro importante al respecto como la licitación de 21.000 chalecos antibalas, 15.000 chalecos de uso externo (colectivo) y 6.000 internos (individuales). Sin embargo, en las actualidad hay agentes que no disponen de este elemento de seguridad por lo que desde el SUP no se dejará de insistir en esta medida para que todos y cada uno de los efectivos que integran el cuerpo estén bien protegidos para poder proteger así al resto de ciudadanos.

También es reiterativa, la reivindicación de ampliación del armamento disponible, mediante la adquisición de nuevas unidades de HK-G36 y armas no letales como pistolas eléctricas (Taser) que permitan un verdadero uso progresivo de la fuerza.

Respecto a los dispositivos electrónicos de control (DEC), el SUP ha conseguido que la Dirección General de la Policía desbloquease los plazos administrativos que se aplicaban de forma general desde que se declaró el estado de alarma para poder ejecutar la compra de 1.000 pistolas eléctricas, un equipamiento indispensable cuyo retraso podría afectar al funcionamiento básico de los servicios de seguridad ciudadana.

Desde el SUP se precisa que no solo las unidades especiales deben disponer de este tipo de armamento, que aporta al trabajo policial recursos, precisión y la suficiente capacidad de fuego, siendo necesario que en todos los servicios policiales se disponga de alguna de estas armas con las que poder reaccionar contra terroristas equipados con chalecos de alta protección balística y armados con kalasnikov (no olvidemos que se trata de armas y municiones de guerra).

Otra de las reivindicaciones que desde el SUP se reclaman para mejorar la preparación de los agentes y que también se está demandando desde hace años, es la actualización del plan de tiro. El que actualmente se dispone ha quedado obsoleto y es necesario dotar de mayor importancia a la formación, especialización y práctica de esta materia policial básica, que puede contribuir a salvar vidas de ciudadanos y de los propios policías.

¿Qué te parece?

SUP policía Málaga salva bebé

El SUP felicita a policías del GAC y UPR de Málaga que salvaron la vida de un bebé que no respiraba

La Policía continua sin un protocolo claro ante las nuevas medidas autonómicas para frenar el Covid-19