in

La discriminación de los policías destinados en Cataluña

Cataluña se ha convertido en un destino de paso para cientos de policías nacionales mientras que otros tantos se debaten entre continuar en esta comunidad o abandonar la misma debido a la situación derivada del hostigamiento independentista y el elevado coste de vida.

Por si fuera poco, esta preocupante situación que deriva en una pérdida de arraigo se ha ido agravando en los últimos años con una disminución sistemática en la asignación de policías a Cataluña detectada en los concursos que se convocan anualmente. Ello deriva en un desequilibrio entre el número de agentes que piden ir a esta región respecto a otras llegando a quedar vacantes en mayo de 2020 hasta 613 plazas en esta comunidad.

Todos estos factores todos contrastan con el elevado nivel de efectividad y eficiencia de los integrantes de esta institución en Cataluña, cuyo trabajo se ve avalado por intervenciones policiales de repercusión tanto a nivel nacional como internacional.

Nos encontramos ante un escenario que deriva en una preocupante pérdida de arraigo entre los agentes y un agravio a nivel económico respecto a otros destinos del panorama nacional.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha denunciado esta situación a la vez que alabado la labor de los agentes en Cataluña en reiteradas ocasiones. Esta organización sindical viene reivindicando que esta comunidad deje de ser considerada como un «destino de paso» entre los policías ya que, según los datos obtenidos en los últimos concursos, se evidencia que una gran parte de los policías pasan el tiempo obligatorio de dos años en su puesto de trabajo e inmediatamente piden el traslado a otra comunidad.

Desde hace tiempo, el elevado coste de la vida en esta comunidad no se ve compensado con el complemento de territorialidad que perciben los policías en sus nóminas. Concretamente, los agentes que prestan servicio en la ciudad de Barcelona cobran un plus de 55 euros mensuales (algo menos en el resto de Cataluña). Una cantidad muy inferior a lo que cobra por el mismo concepto un agente destinado en Madrid (184 euros en la capital y 97 en el resto de la comunidad) o en el País Vasco y Navarra (682 euros).

Esta organización a expuesto a Interior un estudio actualizado sobre el panorama al que se enfrentan los policías en esta comunidad a la vez que se ha exigido un plus que ayudaría a que muchos de estos profesionales pidieran Cataluña como destino voluntario y compensase la carestía de la vida . Se trata de un esfuerzo económico que podría verse complementado con días adicionales de vacaciones o incluso residencias para alojar a los agentes dando lugar a que se revierta esta tendencia y situación de agravio y se compense con justicia a los agentes allí destinados.

Como ejemplo de su labor en esta comunidad cabe citar la operación desarrollada por la Policía Nacional en la provincia de Girona el pasado mes de diciembre cuando se procedió a la detención de 34 personas por su implicación en la constitución de parejas de hecho fraudulentas para regularizar extranjeros. Esta intervención ha supuesto la conclusión de hasta tres investigaciones relacionados con la constitución de parejas de hecho fraudulentas con el fin de regularizar
a ciudadanos extranjeros. Fruto de las mismas se ha procedido a la detención de 34 personas por su relación con los hechos, de un total de 63 investigados. Estas operaciones a las que se llegado a través de diferentes fuentes, han permitido dejar sin efecto entre otros, todos aquellos trámites administrativos realizados para conseguir un Permiso de Residencia de forma fraudulenta.

También a finales de marzo de este año se ha procedido a la detención de 31 ciudadanos rumanos en La Jonquera por justificar el viaje con certificados PCR falsos. En esta ocasión, la Policía Nacional investigaba desde días antes la posible
falsificación de pruebas PCR por parte de algunos ciudadanos comunitarios,
con el objetivo de viajar a sus respectivos países. Por ello, se inició una investigación por parte de la UCRIF de Girona, unidad especializada en la lucha contra las redes de inmigración ilegal y falsedades documentales, alertada por los cuerpos policiales franceses de que ciudadanos que viajaban hacia el resto de Europa estarían presentando informes de resultado negativo de las pruebas de PCR exigida por las
autoridades francesas para acceder a su país, falsificados.

Otra de las operaciones destacadas y ejemplo de coordinación entre la Policía Nacional y los Mossos ha sido la desarticulación en marzo de 2021 de una banda que obligaba a prostituirse mujeres en las carreteras gerundenses y que estaba asentada desde hace 6 años. Resultado de la labor de los miembros del CNP persiguiendo el tráfico de personas.

¿Qué te parece?

El SUP responde a Junts: la vacunación no atiende a banderas

EL SUP denuncia ante la Fiscalía al científico independentista Oriol Mitjá por calumniar a los policías con argumentos delirantes