in

Pistolas eléctricas: El SUP defiende su dotación frente a las críticas del Defensor del Pueblo y Amnistía Internacional

La policía deberá informar a un juez tras cada uso de sus pistolas eléctricas
Interior ultima un protocolo para estos dispositivos tras la compra de 1.000 por la Policía Nacional y la próxima adquisición de 150 para la Guardia Civil.

Haz clic para acceder a la noticia de El País

Así lo ha señalado El País, precisando que la Policía Nacional ultima un protocolo para el uso de las pistolas eléctricas tras la reciente adquisición de un millar de estos dispositivos. El documento fija en qué situaciones los agentes deben evitar su uso y contra quién nunca deben emplearse. También, que después de cada utilización, se deberá informar “a la autoridad judicial”.

El Defensor del Pueblo advirtió ayer sobre la cada vez mayor presencia de estas pistolas y recordaba que su utilización causa “dolor y sufrimiento” y que puede ser considerada una forma de “tortura o malos tratos”.

Las pistolas eléctricas, denominadas “dispositivo electrónico de control”, lanzan dardos con electrodos unidos al arma mediante cable que al alcanzar el cuerpo provoca una descarga eléctrica que “interfiere las señales que envía el cerebro a los músculos de manera que incapacita temporalmente el sistema nervioso sensorial y motor” del que recibe el impacto, según detalla el protocolo en estudio. En la actualidad hay cerca de un millar de estas pistolas en España, según la empresa fabricante, Axon.

La policía, que gastará 2,1 millones en la adquisición de 1.000, tendrá las primeras 300 unidades en octubre, lo que ha obligado a sus responsables a elaborar este protocolo. En él, se destaca que estas pistolas solo serán utilizadas por determinadas unidades. También, que los agentes a los que se les faciliten deberán superar un periodo de formación. La Policía fija que su uso solo está indicado cuando se trata de “reducir, inmovilizar o detener” a personas que muestren una resistencia activa, que tengan una actitud violenta o que amenacen con armas blancas y objetos peligrosos a los agentes o a terceras personas. También contempla su uso para evitar tentativas de suicidio.

Por el contrario, prohíbe su utilización con niños, mujeres embarazadas, personas de edad avanzada y “personas débiles de salud”. También prohíbe su empleo dentro de las prisiones, salvo en el caso de motines o toma de rehenes; en manifestaciones, cerca de sustancias inflamables o cuando el objetivo se encuentre en lugares donde se pueda precipitar al vacío, ya que la descarga provoca la pérdida de capacidad motora. El protocolo recoge la necesidad de “garantizar la asistencia médica” a la persona que haya recibido la descarga.

La Policía también obligará a sus agentes a grabar la actuación y registrar en imágenes la parte del cuerpo donde ha impactado el dardo. “No se tiene que parar la grabación hasta que se dé por finalizada la actuación en el lugar de los hechos”, recalca el documento. Los policías también deberán “informar a la autoridad judicial mediante un atestado” y se guardará el cartucho disparado al menos durante un mes por si es requerido por el juez. Interior exige también llevar un registro que detalle qué agente tiene en cada momento el.

Esta arma, con la que ya contaban los Mossos d’Esquadra, la Ertzaintza y más de 200 cuerpos de la Policía Local, era una antigua demanda de los sindicatos de la Policía a la que Interior ha accedido ahora. “Es una decisión muy meditada”, señalan fuentes del ministerio. Carlos Prieto Conesa, responsable de riesgos laborales del Sindicato Unificado de Policía (SUP), insiste en que “estas armas tienen, en la mayoría de los casos, un efecto disuasorio y no hace falta dispararlas”. Y aunque admite que el efecto de la descarga “no es agradable”, defiende en que “es el mejor método de salvaguardar la vida tanto de la persona que se ha convertido en una amenaza como la del agente”.

También defiende su uso Javier Ramírez, director para el sur de Europa de Axon, la empresa que las fabrica. Ramírez insiste en que las pistolas eléctricas no son “letales” y esgrime que en los últimos 25 años la compañía solo ha recibido 147 demandas en todo el mundo por su uso y que, de ellas, 145 han sido desestimadas.

Por el contrario, Amnistía Internacional se muestra crítica y vincula estos dispositivos a numerosas muertes en Estados Unidos. En España no hay constancia de que se hayan producido. Virginia Álvarez, investigadora de esta organización, reclama “una regulación muy estricta” y teme que la imagen que se da estos dispositivos como prácticamente inocuos “puede banalizar” su utilización. En la misma línea, el Defensor del Pueblo recalca en el informe que hizo público ayer que “el empleo de estas armas debe estar rigurosamente regulado y reservado exclusivamente a aquellos agentes que hayan recibido la capacitación adecuada”, ya que considera que “se pueden prestar a un uso abusivo”.

¿Qué te parece?

SUP Galicia Ciudadanos equiparación salarial

El SUP se reúne con el portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, en Vigo

jura promoción escala básica policía nacional SUP

Enhorabuena promoción XXXIV de la Escala Básica de la Policía Nacional