in

Podemos ataca al SUP por defender el trabajo de la Policía

En el SUP vamos a seguir defendiendo a los policías, la legalidad de las intervenciones que se ajustan a Derecho y, sobre todo, nuestro derecho a ser respetados.

Nos parece de una enorme gravedad que un diputado señale en sede parlamentaria a
un sindicato por ejercer su labor constitucional de defensa de los intereses
profesionales de los policías nacionales. Y más aún cuando lo que el SUP ha
denunciado, son los mensajes en redes sociales que, en medio de un escenario de
violencia en las calles de varias ciudades de nuestro país protagonizado por turbas de
radicales, defendían esas convocatorias y elogiaban a sus participantes, mientras en la
calle se sucedían los ataques a los policías que provocaron decenas de asistencias
médicas.

El portavoz parlamentario de Podemos en la Comisión de Interior ha mentido
descaradamente esta mañana, acusando al SUP de insultar a su partido político en
una nota de prensa. Y lo ha hecho parapetado en su inmunidad parlamentaria, en un
privilegio que le ampara para acusarnos de algo que es falso. El SUP ha ejercido su
libertad constitucional, tanto la de opinión como la del libre ejercicio de la sindicación,
para valorar unas manifestaciones políticas que comprometen la seguridad de los
policías, que dificultan su trabajo en la calle.

Pese a los intentos por callarnos o amordazarnos, desde el SUP vamos a seguir
defendiendo a los policías, la legalidad de las intervenciones que se ajustan a Derecho
y, sobre todo, nuestro derecho a ser respetados, a que no se ofenda nuestra labor, a
que no se denigre nuestra profesionalidad y a que no se cuestione nuestro
compromiso constitucional y calidad democrática. No nos callaron otros cuando
nacimos en la clandestinidad y se consideraba a los policías como ciudadanos de
segunda y no nos van a callar ahora por defender a los servidores públicos frente a
ataques e intentos de politizar nuestro trabajo.

¿Qué te parece?

SUP policía héroes sin capa

El SUP llevará a los tribunales la Ley de Personal de la Policía para evitar que la carrera profesional de miles de agentes se interrumpa por la exigencia de titulaciones

Intervención policial impecable ante una violencia callejera desmesurada