in

SUP y AUGC instan a Interior y Sanidad a que policías y guardias civiles sean el siguiente colectivo a vacunar frente a la COVID-19

Reclamamos a la ministra Darias que se actualice la Estrategia de Vacunación para proteger a los agentes, expuestos al contagio a diario por las peculiaridades de nuestro trabajo

El SUP y AUGC instamos al Ministerio del Interior y a la de Sanidad a que los policías nacionales y guardias civiles sean el siguiente colectivo a vacunar frente a la Covid-19
por los evidentes riesgos que corren a diario al verse expuestos a potenciales contagios en sus intervenciones con los ciudadanos.

Este llamamiento se amplía a las Comunidades Autónomas que están representadas en el Grupo de Trabajo Técnico de Vacunación, en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, de tal forma que los expertos de Andalucía, Canarias, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid, Murcia y País Vasco pongan sobre la mesa de ese órgano la necesidad urgente de iniciar la protección de los agentes.

Desde el SUP y AUGC hemos venido reclamando conjuntamente esta medida, partiendo de la premisa de que somos conscientes de que hay otros colectivos más
vulnerables y que están sometidos a un riesgo mayor en el caso de contraer el virus. Nos referimos a residentes y trabajadores de las residencias de ancianos, al personal
del ámbito sanitario y sociosanitario y a las personas mayores de 80 años. Entendemos y apoyamos que esos colectivos reciban la vacuna con carácter prioritario y referente. Pero defendemos que, en función de la llegada de nuevas dosis a España y de la ampliación del número de laboratorios que las suministran, el siguiente grupo a proteger sea el de los profesionales de la Seguridad Pública.

Por ello, con nuestro llamamiento a los dos Ministerios y a las Comunidades Autónomas reclamamos que se elabore y publique una tercera actualización de la
Estrategia de Vacunación frente a la Covid-19 en España, que se sumaría a las emitidas el 18 de diciembre de 2020 y el 21 de enero de 2021, estableciendo que los
policías nacionales y guardias civiles sean el siguiente colectivo a proteger.

Tal y como ha reconocido el Secretario de Estado de Seguridad en una conferencia
hoy -en ese sentido, el SUP y AUGC apoyan sus declaraciones y espera que no se retracte en los planes anunciados- resulta vital prevenir la transmisión del virus en un
colectivo profesional fundamental para garantizar tanto la aplicación de las medidas limitativas de circulación o actividad comercial del estado de alarma como para ofrecer auxilio a colectivos desfavorecidos o mantener el resto de actuaciones en el ámbito de la Seguridad Ciudadana.

Esas intervenciones policiales requieren una relación directa y estrecha con el
ciudadano que es, precisamente, la que aumenta exponencialmente los riesgos que se
asumen y, además de poner en riesgo la salud del funcionario y de su familia, podrían
comprometer en el futuro el número de efectivos disponibles para atender los
cometidos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en toda España.

Nuestro llamamiento para acometer cuanto antes esta vacunación se singulariza en la
nueva ministra de Sanidad, doña Carolina Darias, a quien interpelamos públicamente
para que incluya a los policías nacionales y guardias civiles -como colectivo de alto
riesgo reconocido por las autoridades sanitarias- en la siguiente fase del proceso de
vacunación frente a la Covid-19. Estamos seguros de que la ministra, que llega a
Sanidad procedente de otro departamento en el que el valor de los funcionarios es
clave en la gestión de los servicios públicos, tendrá la responsabilidad y sensibilidad
necesarias para dar este paso y actualizar la Estrategia de Vacunación en el sentido
que viene reclamando el SUP y AUGC desde diciembre de 2020.

DOTACIÓN DE MASCARILLAS FFP2

Igualmente, y mientras se desarrolla e implementa la Estrategia de Vacunación,
demandamos la entrega con carácter de urgencia de mascarillas con nivel
de protección FFP2 sin válvula de exhalación, pues este material preventivo el
que permite no contagiar y al mismo tiempo proteger a su portador.

Los policías y guardias civiles en nuestro servicio diario entramos en contacto continuo con los ciudadanos, los usuarios de vehículos, detenidos, inmigrantes irregulares, etc., por supuesto desconociendo si dichas personas son portadores de la COVID-19 ya sean sintomáticos o asintomáticos. A diario realizamos miles de identificaciones, controles de personas, vehículos, pruebas de alcoholemias, recepción de denuncias, auxilios, rescates, mantenemos contacto estrecho con inmigrantes, etc.

De la misma manera, prestamos servicio en contacto directo junto a otros agentes, ya
sea en patrullas de seguridad ciudadana o cualquier otro cometido. En todas estas
situaciones del servicio el contacto con dichas personas es ineludible y superior a 15
minutos con menos de dos metros de distancia.

¿Qué te parece?

El SUP insta a la DGP que el contagio de Policías por Covid tenga la consideración de enfermedad profesional

SUP Navarra se reúne con la senadora Ruth Goñi para la concesión de la medalla del norte a los policías nacionales destinados en Navarra y País Vasco