in ,

El camino del SUP hacia la equiparación salarial

“Estamos ante el mayor acuerdo de la historia para la Policía y la Guardia Civil” , con estas palabras Mónica Gracia, secretaria general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), sellaba un histórico acuerdo que suponía el incremento de las nóminas de más de 63.000 policías nacionales en 561 euros brutos al mes.

El encomiable papel jugado por la Policía Nacional y la Guardia Civil durante el intento de referéndum del 1-0, como recordarán declarado ilegal por el Tribunal Supremo, significó la puntilla definitiva para que los dirigentes políticos dejaran de maltratar e ignorar a nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, se remangaran la camisa y se sentaran a negociar con los sindicatos representativos por una equiparación salarial justa, real y total con respecto al resto de policías autonómicas.

Las negociaciones con el ejecutivo del Partido Popular de Mariano Rajoy no iban a ser empresa sencilla. Tras numerosas y tensas reuniones, tiras y aflojas, se consiguió arrancar el mejor acuerdo de la historia de la Policía Nacional. Nunca antes un colectivo policial habría conseguido una subida salarial de este calado, nada más y nada menos que 561 euros brutos de media al mes, a razón de 807 millones de euros anuales.

El incremento se acordaría en tres tramos firmado bajo la Resolución de 19 de marzo de 2018, de la Secretaría de Estado de Seguridad, por la que se publica el Acuerdo entre el Ministerio del Interior, sindicatos de Policía Nacional y asociaciones profesionales de la Guardia Civil.

En menos de un año´- entre los años 2018 y 2019 – y con carácter retroactivo, el sueldo bruto mensual de los policías habría aumentado de media en 380,38 euros, a lo que se suma el incremento fijado para la función público y sin producirse la pérdida de derechos socio laborales previamente adquiridos.

las previsiones del primer y segundo tramo se han cumplido y los 560 millones de ambos ejercicios se han aplicado a los sueldos, incluso superando las restricciones de gasto por la prórroga presupuestaria de 2019 siendo aprobado por Real Decreto y con carácter retroactivo.

Como es de justicia que “a igual trabajo, igual sueldo” a lo largo del año 2020 se deberá cumplir con el abono del tercer tramo a nuestros policías, estipulado en un nuevo incremento de 181 euros brutos al mes y que ayude a mitigar las diferencias históricas con las policías autonómicas.

A punto de alcanzar el segundo semestre del año, la subida prometida no se ha hecho efectiva por parte del gobierno de Sánchez. Los policías entienden que la prioridad ahora es luchar y frenar la escalada del COVID-19 en nuestro país y evitar más muertes por este letal virus. Como siempre, ellos no fallan a la cita y arriman el hombro como los que más cuando se les necesita, tal como ha quedado constatado a lo largo de la historia. Por ello, y como “es de bien nacidos ser agradecidos”, el Gobierno no deberá faltar a su palabra y cumplir con el tercer tramo acordado.

Los antecedentes en la lucha por la equiparación

No hay que olvidar que esta lucha no es nueva intensificándose entre los años 2008-2010, cuando los sindicatos representativos se unieron para solicitar en las calles la ansiada equiparación salarial, a través de multitudinarias manifestaciones y bajo la fiel amenaza de ser expedientados. La profunda crisis económica que azotó el país, gobernado por aquel entonces por el socialista José Luis Zapatero, frenó de seco las reivindicaciones policiales de acabar con una injusticia histórica

Abierta la negociación del tercer tramo

Actualmente, el Sindicato Unificado de Policía ha enviado una carta al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para que cumpla con su promesa y se inicien las negociaciones para que se transfiera a los agentes el abono del tercer tramo de la equiparación salarial firmado en 2018, que supondría una inversión de 247 millones de euros de las arcas públicas.

Esta iniciativa firmada por el Ministerio del Interior y once sindicatos y asociaciones de Policía Nacional y Guardia Civil, exige un real decreto para poder acometer ese pago y supondría la última partida económica que el responsable de la seguridad del estado debe desembolsar para cerrar el pacto que el Gobierno anterior alcanzó con los sindicatos policiales y las asociaciones de la Guardia Civil.

Una vez se aplique el compromiso de 2020, se alcanzarán los 561 euros brutos de incremento en las nóminas con lo que se cumpliría el núcleo esencial del acuerdo concluyendo el mayor avance salarial no sólo de nuestro Cuerpo sino de toda la función pública española en la etapa democrática.

Así mismo, el SUP continuará reivindicando el desembolsado los 100 millones de euros previstos para incentivar el regreso al servicio activo del personal que se encuentra actualmente en segunda actividad sin destino y reserva tal y como se detalla en el anexo del acuerdo que, el 12 de marzo de 2018, firmaron Juan Ignacio Zoido y los representantes de los agentes.

Ley de retribuciones como garantía

El SUP continuará reivindicando la materialización de una Ley de Retribuciones que selle finalmente el proceso de equiparación como así se determina en la cláusula octava de dicho acuerdo, que actuará como garante frente a posibles desigualdades salariales respecto a cuerpos policiales autonómicos.

ACUERDO

https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2018-3919

¿Qué te parece?

intervención policial drogas GOES

La Policía detiene a una pareja que transportaba una tonelada de hachís

Taser y extensible SUP sindicato

Interior retoma la adjudicación de pistolas eléctricas para los policías