in

Hemos ganado el futuro, pero sin olvidar el pasado

Las Organizaciones sindicales de la Policía, y más concretamente el S.U.P., están a punto de alcanzar, con el abono del tercer y último tramo, uno de las conquistas mas ansiadas por todos los miembros de la Policía Nacional y que tanto se reivindicó a lo largo de los años: la equiparación salarial.

Con este logro y con otras muchas reivindicaciones, como la reclasificación al Grupo B para los policías, el sexto turno o la actualización de la cuantía de las dietas, se abre un futuro lleno de trabajo y dedicación, pero ilusionante.

Más cumple no olvidarnos del pasado. El pasado y el futuro juntos, haciendo camino.

8.0000 policías se manifestaron el 17/11/2012 en Madrid convocados por el SUP

Un pasado difícil y tortuoso, lleno de dificultades externas, pero también internas, fruto del egocentrismo de algunos. Parafraseando a Pablo de Tarso podemos decir que hemos combatido con todas nuestras fuerzas, que corrimos hasta la meta y, sobre todo, que mantuvimos la fe y la esperanza en un proyecto.

El primer paso se da el 17 de diciembre de 1976, cuando unos doscientos Policías Armados, Guardias Civiles e Inspectores del Cuerpo General de Policía, se concentraron en la Plaza de Oriente, lugar especialmente significativo para el régimen franquista, trasladándose luego hasta la Puerta del Sol, donde se encontraba el Ministerio de la Gobernación. El motivo no era otro que el recibir asistencia en la Seguridad Social y no en la sanidad militar. Las represalias no se hicieron esperar y varios compañeros fueron introducidos en los calabozos, encarcelados, trasladados o expulsados. Ellos son los primeros “mártires” del movimiento sindical.

Ciertamente, tras la muerte de Franco, comienza una etapa convulsa entre los que quieren que continúe todo como estaba y los que quieren un cambio hacia la democracia, lo que vino en llamarse la transición, tan denostada actualmente por algunos, y hacerlo de forma pacífica y sin represalias. Comienza entonces la legalización de los partidos políticos y las organizaciones sindicales de clase.

La Policía no quiere quedar al margen de ese cambio. Querían despojarse de la bota militar que les pisaba continuamente. Estaban cansados del trato indigno al que estaban sometidos, no solo en el servicio, sino incluso en el ámbito familiar.

Y hartos de aguantar injusticias; de que se jugase a las finanzas con sus haberes; de que se les aplicase el Código de Justicia Militar, con la privación de libertad, como si de un delincuente se tratase; de complementos injustos; de sueldos base desproporcionados en cuanto a categorías; de trienios desiguales; de esposas e hijos no tratados por igual en la sanidad militar; de destinos que nada tenían que ver con la labor policial; jornadas de trabajo de 24×24; de rigurosos controles en el vestir o prohibición de usar barba, etc.

1990. ETA asesina en Sabadell mediante un coche bomba a seis Policías Nacionales

No obstante, no caímos en el vandalismo, ineficacia o irresponsabilidad. Seguimos sirviendo a la democracia y a la ciudadanía, incluso con la ofrenda de muchas vidas, pero sin dejar de luchar por la libertad, la justicia y la igualdad. Queríamos una Policía con derechos fundamentales.

El movimiento se inicia, ya de forma un poco más organizada, pero siempre en la clandestinidad, con reducidos grupos de compañeros en las diferentes plantillas, uniéndose al mismo camino que ya se había iniciado un 28 de febrero de 1978 en Sevilla.

A ese camino se fueron incorporando, poco a poco, pero de manera continua, policías de todo el Estado, pensando en lo que para entonces no dejaba de ser una difícil, pero a la vez hermosa utopía, que se encontraba en un horizonte muy lejano: “Una Policía Civil al servicio del pueblo”. Nunca les faltó la fe y la esperanza en aquel proyecto ilusionante. Eran policías jóvenes, tenían ganas y no les asustaba nada. Y por eso no dejaron de caminar. Había que derribar un muro de 40 años.

Caminaban dos pasos y la utopía se alejaba dos pasos, y el horizonte corría diez pasos más allá. En muchas ocasiones cundía la desmoralización y se preguntaban para qué servía entonces esa utopía. La respuesta era evidente: pues para eso, para caminar combatiendo. Y ciertamente que lo hicieron

Y lo hicieron sin apartarse un ápice del camino señalado, lentamente, es cierto, salvando mil y un obstáculos, pero sin desviarse.

En verdad, aquellos intrépidos policías, carentes de los derechos más elementales, consiguieron hacer de aquella utopía una realidad: una organización independiente, democrática y pluralista, que tenía como fin actuar en defensa de los intereses laborales, profesionales, económicos y sociales de sus afiliados y de los miembros de la Policía nacional, que son el garante del libre ejercicio de los derechos y libertades y la seguridad de los ciudadanos.

En definitiva, fueron capaces de salir de aquella larga noche de piedra y convertirse, de forma pacífica y sin nostalgias, en una verdadera policía democrática, contribuyendo activamente a la implantación del sistema democrático.

El Sindicato Unificado de Policía ha sido, desde su creación, el mejor instrumento que han tenido los trabajadores de la Policía para la defensa de sus intereses inmediatos y mediatos. La lucha de los que nos precedieron ha sido muy dura, muy compleja y extremadamente difícil.

No podremos comprender el por qué del S.U.P. más que viéndolo como la culminación de un proceso histórico. Nunca dejaremos de insistir en que toda lucha es un proceso, y que sin el heroísmo de los que nos precedieron, que se jugaban la expulsión del Cuerpo, la privación de libertad en los cuarteles o ingreso en prisión, no habríamos podido llegar a la actual situación de la que, por cierto, algunos se aprovechan sin haber corrido riesgo alguno.

Hemos ganado el futuro, pero sin olvidar el pasado.

Autor: Xosé Freire

BREVES RESEÑAS HISTÓRICAS

  • 17/12/1976.- Primera manifestación de policías
  • 28/02/1978.- Levantamiento Acta Fundacional del S.U.P.
  • Diciembre de 1978.- Encierro esposas de Policías S. Sebastián
  • 27/12/1978.- Aparece por primera vez en prensa las siglas S.U.P.
  • 13/10/1982.- Reunión representantes todo Estado en Sevilla
  • 25/03/1983.- Primera Asamblea nacional clandestina
  • 20/03/1983.- Depósito-registro Estatutos Gobierno Civil Sevilla
  • 13/12/1983.- Asamblea nacional clandestina en Torrejón
  • 16/03/1984.- Presentación en público Gestora Nacional
  • 21/11/1984.- Inscripción del S.U.P. como Asociación Profesional
  • 21-24/01/1985.- Congreso Constituyente

sup vuelco droga madrid policía

Un policía nacional de paisano retiene a individuos implicados en un vuelco de droga

sup policia agresión Gijón

Cuatro policías heridos durante una intervención en Gijón